miércoles, mayo 27, 2009

Manual de suicidio social. Capítulo I – El futbol



Cada vez me gusta menos el futbol. Me aburre una exageración y me atrae entre poco y nada. Hablo del futbol visto en la tele o escuchado en la radio. Yo es que soy un hombre de acción pues me gusta más hacer que ver. De voyeur sería un autentico fracaso. Por eso prefiero practicar el deporte, aunque sea muy malamente, a visonarlo.

Supongo que mi reciente y creciente desapego con el futbol se debe a que vivo en Barcelona y he de soportar las celebraciones de los últimos días. Realmente no entiendo tanta alegría y manifestación de euforia por hechos que carecen de implicación real en nuestras vidas.

Siempre he sido una persona de sentimiento interior. Contenido, si lo preferís. No me van la exaltación, los gritos, los saltos y demás expresiones físicas de contento. Yo, como mucho, sonrío y me siento bien interiormente por las cosas que satisfacen. Lo sé soy un soso, eso sí, tengo un vida interior intensa, sobre todo cuando sufro de gases intestinales.

En este momento están jugando la Copa de Europa el Barcelona F.C. y el Manchester United (espero haber escrito bien los nombres). Paso de ver cómo van y de seguir la retrasmisión, prefiero estar escribiendo esta entrada.

Acabo de llegar a casa. Sí, sigo trabajando más de la cuenta, “pofesional” que es uno. Por el camino, al pasar por una calle peatonal he escuchado el grito simultáneo de muchas voces diciendo “Gooooool”. Seguidamente otras voces se han sumado añadiendo vitores de “Campeones”, “Campions”, “Barça, Barça” o en un derroche de énfasis cantado el himno del Barcelona F.C. Luego han venido trompetas y petardos. Con lo que a mí me gustan especialmente los petardos… pero eso es otro tema del que ya hablaré en su día.

Me ha llamado la atención, durante la celebración del gol por parte nobles y villanos, un capullo (entiéndase como brote de florecilla, o sea flor no madura, vamos que le estoy llamando inmerecida y gratuitamente guapo y no tonto del culo), que ha salido al balcón descamisado y se ha puesto a gritar a la plaza “Barça, Barça, Barça” repetidamente, él solito en una clara muestra de incontención eufórica. “Brasa, brasa, brasa”, le hubiese dicho yo. ¡ Tio pesao! Seguidamente ha pasado a mi lado una chica, a coger su coche, vestida de primavera, es decir, escotada y con ropas ceñidas, y eso si que me ha alegrado e inspirado. Ays, que mala es la primavera y que hooligans mis hormonas.

Realmente, mi caso, no el más grave. Aun no soy afutbolístico total. Está mucho peor visto que no te guste el futbol a que seas del equipo rival. Esto es como las religiones, puedes ser de cualquiera pagana que te miraran mal, pero como seas ateo no tienes perdón de dios/es, ni suyo.

Debo confesar que aun me estimula un equipo. Pero no es por juego, ni por sus jugadores, ni por que sea más que el club en sí, ni porque me identifique relativamente con él. No, es por un motivo práctico. Me atrae levemente el Real Madrid, que ganen o pierdan no me quita el sueño y considero a sus futbolistas la misma panda de críos imberbes, en general, que los que pueda haber en cualquier otro equipos. De la directiva, mejor no hablo. Pero me gusta porque socialmente de algún equipo se ha de ser… y porque cuando estos ganan dan el coñazo, pero me pilla mucho más lejos y no me estorban tanto el sueño. Cierto que también hay “capullos” de Real Madrid cerca de mi casa, pero por ser menos hacen menos ruidos.

Además de esta gran razón práctica, mi preciado sueño, mi desidia del futbol tiene un motivo racional. El futbol es un puro espectáculo circense, endiosado por intereses económicos y/o políticos. La prensa, la tele y la radio le dan un protagonismo, que creo inmerecido. Once tíos corriendo de un lado para otro, un balón rodando y un tipo con un pito con complejo de incomprendido y ansias de protagonismo. Detrás de esto, un club, una marca, una empresa, merchandising, dinero, mucho dinero a ganar: un negocio, al fin y al cabo.

Sentimiento, afición, pasión, identidad. ¿A qué? ¿Qué tenemos en común con esos jugadores vendidos de distintas partes del mundo que corren y patean la pelota a cambio de mucho dinero? Cada vez lo veo más alienante. Más estúpido. Sé que por decir esto muchos me crucificarán, aunque sea mentalmente, pero es lo que opinó, el futbol me parece infructuoso y de lo más tonto.

Bueno, fino ya. Quizá alguno/a se pregunte, tras aguantar todo este rollo, si realmente tengo algún favorito en el partido que está a punto de acabar (y no tengo ni puñetera idea de cómo va). Pues claro. Prefiero que gane el Barça. Que me van joder, con las celebraciones, pues sí. Pero mejor encontrarme a la gente mañana con un insoportable buen humor a absolutamente deprimidos. Si gana el Barcelona, mejora la gente mi entorno y espero que eso redunde en mi favor. También un poco por aquello de que juega un equipo español, y aunque la patria me tira nadita-nada… mejor eso la victoria de los ingleses y el fantasma de Cristiano Ronaldo.

Fin del encuentro.


=============


Manchester, Manchester, Manchester!!! You are the champion!!! You are the only one!!!

Girl , come to me , we can celebrate a big victory.

Girl, come to me, I can console you and to do it to feel the better night at your life.

Go Manchester, go Manchester.



10 comentarios:

Farera dijo...

Quiero dormirrrrrrrrrrrrrrrrrr que paren ya con este alborotoooo jajaja

Landahlauts dijo...

Eres un antisocial...

Vas por muy mal camino.

(ganó el Barça,creo)

Holmsteck dijo...

*Plas, plas, plas*. Que bien has plasmado el sentimiento de gran parte de la sociedad. A mi también me dieron por saco con los petardos y no me enteraba de la película que estaba viendo. Yo lo que quería era que perdiera el Barcelona, porque si no gana el Madrid, pues que no lo gane nadie y si lo gana alguien de un esquipo español, por lo menos que no sea el Barcelona, que tenía que perder hasta en los entrenamientos.

Me ha encantado la traducción al inglés, aunque la he encontrado demasiado literal.

eva dijo...

Pues a mi me joroba la celebración de después, pero son cosas que pasan en la vida.
Yo me alegré mucho de que ganara ayer el Barça.
Energúmenos hay con o sin fútbol. Yo disfruté viendo el partido con pizza y coca-cola en mano. Me acordé de toda la família de Cristiano (presumido) Ronaldo y de algún jugador del Manchester más.
Yo creo Uno, que deberías aficionarte al fútbol pero femenino. Ya que tienes las hormonas alteradillas por la primavera tus ojitos lo agradecerían. Quizás ya no te parecería tan absurdo ver a tanta gente corriendo detrás de un balón jajajaja.
Un besote ^^.

Uno dijo...

FareraJejejeje. Qué pesaitos que son. Qué falta de moderación. Creo que muchos se alegrán más y lo celebrán de forma más elocuente que si se casan, tiene un hijo o les toca una millonada (en euros) en la primitiva.

LandhlautsCreo que si sigo está línea acabaré con peor popularidad que el presidente de Irán. Digo peor porque a el si le gustaba futbol... hasta quiso fichar a Clemente, aunque pensandolo bien, eso demuestra que entender tampoco entendía demasiado de estos temas.

(Si gano, dos goles según las tandas de petardos :-) )

HolmsteckGracias. Mi idea era expresar mi pensar y sentir. Dar salida la voz impopular, bueno, al menos me alegro de no ser el único que lo ve así.

evaYo también me alegro que hayan ganado. Hacía falta. Pero un poco de mesura en las celebraciones, que la gente se desfasa.

No creas que el futbol femenino me atraiga mucho. Lo que me planteas es equivalente a ver "Los vigilantes de la playa" seríe que nunca me emociono. Y es que a mi no me basta con con ver chicas con poco ropa, han de tener su encanto. No sé si soy sibarita o simplemente rero.

Besos

Luna Azul dijo...

Estoy de acuerdo en que las celebraciones son siempre muy ruidosas, demasiado para mi gusto.
Lo que pasa es que claro, el Barça gana tanto que debe ser tremendo, un día sí y otro también. Yo sigo con mi Athletic y como sólo celebra cada 25 años, me evito mucho ruido jajajaja.
Un abrazo Uno y feliz domingo

Daniela Haydée dijo...

Vi las celebraciones por la tele, aquí se oyeron algunas bocinas, pero para la tranquilidad de mi sueño, en este pueblecito extremeño, abundan más los del RealMadrid, lo que me complace significativamente...

Decía que la tele me lo enseñó todo esa noche, hasta un bárbaro intentando arrancar un semáfaro: "salvaje", y al día siguiente los destrozos.

Será que la euforia no se conforma con hacer mucho ruido, sino que es necesario romper cosas, que quedarse a gusto.

Sin duda, prefiero la contención que prodigas a la exaltación de los que no valoran mi dinero.

Saludos a 31 grados.

noveldaytantos dijo...

Para mí lo que sí es curioso es que cuando hay alguna celebración de ese tipo vale todo (y no sólo en Barcelona). Cortar calles, bañarse en las fuentes, joder hasta las tantas de la mañana...
Quiero decir que puedo entender la alegría de que un camerunés le marque un gol a un holandés, lo que no entiendo es ir a putear a quien no tiene nada que ver. Pero dicen no sé qué del fútbol que es el opio del pueblo o algo así. Tal vez sea eso, los efectos del opio.

Fiebre dijo...

Lo mío es peor que lo tuyo. Estoy de acuerdo de "pe a pa" en todo lo que has escrito, y aún así soy una forofa del furbo.
Pero como también soy (aunque no lo parezca leyéndome) de sentimientos y expresiones contenidas me pasa lo que a ti cuando veo al personal desfasando. Lo flipo.

De todas formas, sé de un deporte que te engancharía y haría que abandonaras tu proverbial estoicismo, y te lo digo de buena tinta porque tengo un amigo que es árbitro federado internacional del mismo:
El voley-playa femenino.

Uno dijo...

Luna Azul

Bueno, si es una vez cada 25 años se puede dejar algo más de esparcimiento. Aquí lo malo es que ha habido cinco. Victoria al Madrid, Semifinales de Champion, Copa del Rey, Liga y Copa de Europa.

Feliz entrada de semana.

Daniela Haydée

Lo malo de esas celebraciones es que se mezclan vandalos y violentos, que ni les va ni les trae, para dar rienda suelta a sus vena destructora.

Saludos

noveldaytantos

Es un exceso de egoismo, falta de respeto hacia el projimo y ruptura de las normas de convivencia. Vale, que se alegren, pero que no es para tantos.

Fiebre

Tienes razón, no lo pareces, de sentimiento contenido :P

Yo creo que ni el voley femenino playa me atraería. La carne no me compra. Lo único que no me gusta perderme son los partidos de la selección masculina de baloncesto. Pero si ganan simplemente me alegro, ni grito, ni salto :-)