martes, diciembre 22, 2015

Piezas de distintos puzles



Éramos piezas de distintos puzles. Ella un trozo de celeste cielo flotando sobre un mar turquesa, yo polvo de un árido suelo sumido bajo las largas sombras que provocaba el atardecer . El azar quiso que encajásemos y además bien fuerte. Tanto como sólo se pueden unir cara contra espalda. No importaba, nada importaba. Fue único, intimo, memorable, inolvidable. Poco importaba el mundo,  las circunstancias, todo lo demás. Era tan fantástico todo aquello que nos sentíamos una única pieza, que a su vez constituía también un puzle completo. Nuestro propio puzle.

Nos separamos. El mundo,  las circunstancias, todo lo demás, tomaron protagonismo y nos reclamaron como un planeta reclama a cuanto que pulula por su faz. Cada uno en su propio planeta distanciados a una inmensa cantidad de años luz con tantos ceros que es de esas cifras imposibles de enunciar y de imaginar.


Fueron varias las ocasiones en lo volvimos a intentar. Con gran esfuerzo pues no gratis escapar de la gravedad y la órbita del astro que te sustenta. Probamos de diversas formas y combinaciones, pero no encajamos igual. En unas hubo más fortuna que en otras y se dieron muchos momentos de felicidad y mágicos. También aparecieron las épocas oscuras en las cuales ir juntos era una mutua prisión.

Siempre hubo, y creo que aún perdura, una constante en nuestra esporádica relación. Nos queríamos, seguramente de distinta forma con el paso del tiempo. Nos amábamos de manera diferente en entre nosotros y eso nos desconcertaba. A pesar de todo lo malo, a pesar, también, de todo lo bueno pienso que ese cariño será imperecedero.


Ahora hace cuatro meses que nada sé de ella, ni ella de mi. La separación no planificada fue por un mutuo acuerdo no firmado. Supongo que ambos pensamos que era lo mejor. Simplemente un día dejamos de relacionarnos, de tener contacto. Para mí fue duro. Al principio la hallaba en todo, cada cosa que sentía la relacionaba con ella. Dolía su ausencia, pero me convencía de que eso era lo mejor, para mí y para ella. Me refugié en la monotonía, en dedicarme más a mí, estar ocupado, no pensar, tener la mente distraída. Funcionó, no dejé de tenerla muy a menudo en la mente, pero me comenzaba a acostumbrar a que ya no participara en mi vida. De vez en cuando, salpicaba mi auto impuesta y segura monotonía con alguna cosilla distinta, alguna pequeña experiencia, para romper la apatía general. Una chispa en un desierto de sobriedad. No era feliz, pero no sufría. Y en general, salvo los inevitables momentos de nostalgia, me sentía bien. Era el objetivo: estar bien solo. 


Han sido innumerables las veces que me he sentido tentado de llamarla. Para evitarlo me forzaba a recordar esas épocas oscuras, las partes no positivas. No el detalle, ni las acciones o las palabras, sí las sensaciones. Pero era un recuerdo sin dolor, ni odio, era una consciencia de aquello que tanto daño nos hizo era también fruto de nosotros y que, si bien ahora al recordarla añoro todo lo positivo, lo malo también nos pertenece y nos volvería a herir nuevamente.

Nunca estaremos juntos, al menos, no por demasiado tiempo. Y me hubiese gustado una vida con ella, una vida a su lado, pero es un imposible por cómo somos cada uno. De hecho ,no sé si volveremos a vernos o a hablar. Me gustaría, lo deseo y a la vez lo temo. Espero que ella sea feliz, se lo merece, que este bien en su entorno, en su puzle, en su planeta. Yo por mi parte y desde mi mundo lo intento, quitándole las espinas a su recuerdo, no olvidando nunca que aun la quiero, pero que estamos condenados a ser piezas de distintos puzles.
 

domingo, enero 18, 2015

Pasos cebras para suicidas





El ser humano individualmente es inteligente, en mayor o menor medida según el espécimen. En las agrupaciones de homo sapiens sapiens también persiste esa capacidad mental. Por desgracia una prima no muy lejana de la inteligencia la acompaña y campa sus anchas como Othar, el caballo de Atila, por un campo de golf. A la estupidez me refiero, más acuciada y hermosota en proporción directa a cuanta más gente conforme el grupo.



Todo grupo social necesita de reglas, métodos, formas pre-escritas de actuación o comportamiento, como por ejemplo los 10 mandamientos de Moisés, las instrucciones de Ikea o las canciones para bailar cuya letra te repiten machaconamente lo que tienes que hacer ("... las manos hacia arriba, las manos hacia abajo y como los gorilas, ¡uh!, ¡uh!, ¡uh!...").  Son necesarias para la vida en sociedad y para no tener que estar inventando siempre las mismas cosas, pues forman también parte de nuestra memoria colectiva. Nos permite mantenernos, como elemento consciente multipartito y avanzar, pero a su vez genera un fruto rancio y pringoso: la burocracia.



No es que la burocracia sea mala, sirve para sentar las bases de cuanto hacemos como colectivo o como individuos con los demás, pero en ocasiones es un lastre, una pérdida de tiempo, de esfuerzo y de dinero (otro invento de mucho éxito y beneficio general algo discutible).



Tras tres párrafos de rollo denso ya estoy en situación de concretar. En mi descargo, alego que esta terna de manadas de letras era una burocracia necesaria para lo subsiguiente. Por desgracia, no puedo asegurar que no se vuelva a repetir durante el resto del texto.



Mis viejos lectores, si queda alguno y su memoria tiene la excelencia que le permita recordar lo que escribí varias entradas atrás, sabrán que hace casi cuatro años me traslade a vivir a Parets del Vallès. La zona era de obra nueva. El terreno se lo repartieron entre dos constructoras que además construir una serie de bloques de pisos, alguno de protección oficial, tenían que urbanizar el espacio que edificaban. Es decir, construir las aceras y calzadas que permitiese circular a personas y vehículos por esa nueva porción del pueblo. Todo este conjunto de obras era una fase más del plan urbanístico de Parets del Vallès. La siguiente fase, que se ha de ejecutar al acabar la correspondiente a donde habito, afecta a unos terrenos colindantes ocupados en la actualidad por varias naves dedicadas a la mecánica y reparación e automóviles. De hecho ahí está el taller al que suelo llevar el coche para sus revisiones periódicas. Y aunque suene raro estoy encantado con esa empresa.



Esta zona adyacente tiene su suelo a 4 o 6 metros altura por debajo de la mía. Hay un precipicio. Como frontera entre ambos terrenos asfaltaron una carretera de un único carril y a modo de protección y quitamiedos colocaron unas vallas en el lado del precipicio con el objetivo e intención de que los coches, motos, bicicletas y personas que por allí discurrieran no acabasen estrellados contra el firme de la área vecina.



El toque de gracia, el punto llamativo que motiva esta entrada y justifica en parte los tres primeros párrafos es el acabado que dieron a la calzada. Dicha vía tiene acera por el lado interior y la mencionada valla por el exterior, sin acera, arcén, ni nada que permita caminar a los transeúntes de forma segura. Bien. Tuvieron la brillante idea de pintar tres pasos de cebras que nacientes en la acera interior atravesaban el alquitrán y morían besando la valla. Al otro lado, el precipicio. Pareciere, como adelanta el titulo de esta entrada, que son pasos de cebra para suicidas. Quien desee o tenga la disposición de finar sus días puede atravesar con total tranquilidad y seguridad la calzada, saltar el quitamiedos y lanzarse al vecino vacio como última acción consciente... aunque no creo que a mis mecánicos les haga mucha ilusión tener que limpiar semejante estropicio.



Dado que dicen que una imagen vale más que mil palabras, os dejo unas fotos a continuación que ilustra lo que os expuesto, aunque a mi juicio, con bastante menos desparpajo y gracia.









Acabo. ¿Estoy oyendo aplausos y gritos de júbilo? ¿Es posible? Lo entiendo. Pero antes dejadme que añada un apunte final. Hace unos meses los tres excéntricos pasos de cebras fueron pintados de negro y por tanto suprimidos. Han tenido tranquila una vida de dos años y medio y una utilidad bien escasa. Ahora la pintura negra se está yendo, se puede apreciar en las fotos que son actuales de hace ná, pues las que tenía preparadas para está entrada deben de estar escondidas en alguna remota carpeta de mi PC.



Me pregunto dónde irán los pasos de cebras que dejaron de existir. Quizás al mismo "cielo" que los suicidas cautelosos. Puede que sea una de esas grandes incógnitas que la Humanidad nunca llegue a resolver.



Sed buenos, mirad antes de cruzar la calle y dadle sentido a los pasos de cebra, están ahí por vosotros.





Posdata 1. Por si alguien no lo pilló lo de la burocracia venía por hacer unas calles y dotarlas de unos pasos de cebras sin sentido ni propósito útil ninguno.

Posdata 2. Hace unos días encontré otro ejemplo inversión desafortunada. En un colegio construyeron una mesas de ping-pong. Seguro que pensaron que beneficiaría un montón a los chicos y estarían super contentos con ellas, además una excelente escusa para que hiciesen deporte y no se pasasen el día comiendo donuts, gominolas u otras porquerías saturadas de azucares refinados. Visto desde el cielo las mesas tienen que verse geniales. Lo malo es cuando las miras a pie de calle o cuando quieres jugar unas bolas. A mí me da la sensación de que están algo inclinadas, más o menos como el Titanic antes de ser tragado por las gélidas aguas del océano Atlántico.










Posdata 3. Esta entrada la tenía medio escrita desde hace un año largo y en ella me encontré unas líneas del "inglés". Aunque dije que lo mataba y no volvería, público sus palabras "in memoriam" y a título póstumo. Curiosamente parecía que pensaba desaparecer, aunque supongo que luego cambió de parecer.


Posdata 4: Para los añorantes de los bailes con indicaciones dejo esta canción para hacer el mono a lo grande.


------


Hello people.



Hi girls!!!



Today I have some sad news. Yes. Very sad news for us.

I am leaving. I leave this blog.

Today I kill my apparences in this place. I suicide me.



Don't cry. Please don't cry. No.

My reaseons are egoist. Yes.

I spent a lot of time to write on each post, only by love to literatre... and never I get sex.

I am decepcio...nacked. Yes, it's a new word created by me. I am a modern DaVinci.



I don't understant where is the problem. I am a intelligent, clever, strong, atletic and handsome man... and pherhaps you are too shy. I don't know it.. I hoped a harem, but I only found loneliness



Don't worry about my. I will be fine. Internet has a lot of porn that can fill my needs.



Kisses, a lot of kisses