jueves, noviembre 22, 2007

Pasado busca presente...



Veinte años han pasado. Sólo pensarlo produce una sensación de mareo y desubiquidad temporal. Recuerdos del pasado que se materializan y vuelven para hacerte compañía durante unas horas. Pero ni tú eres el mismo y ellos a saber como habrán evolucionado.

“Jo, tio, han pasado veinte años”, debió pensar quien que tuvo la idea y el arrojo para llevarla a la práctica. Una idea que a mi, personalmente, me resulta algo tenebrosa pero atractiva a la vez.

Hace veinte años yo era un adolescente menor de edad, pero eso, estaba dispuesto a remediarlo en 3 trimestres. Corría 1987, y era un chico con gafas que no destacaba en nada. Cursaba C.O.U. y acceder a la universidad era la meta de ese año escolar. De salud bien (gracias), ni un portento ni un desecho. En amores mal, muy mal, sólo amores unidireccionales, de esos que se sienten, se envían… y se pierden en el infinito como los astronautas torpes a la deriva.

Este sábado, como en una mala película norteamérica de los 80-90, me reencontraré con mis ex-compañeros de clase. Con los afines, con los insoportables, con los desconocidos, con los olvidados… y con ella. Como me gustaba la “jodia”. Los sentimientos eran entre épicos y brutales, que importante era cada detalle existiese o no, y que poco conocía del mundo.

Yo, que en mi interior tenía todo un universo propio caótico de sensaciones y sentimientos por ella, fui tan cagueta de no atreverme a decírselo nunca mientras estuvimos próximos. Dos años después, mientras perdía el tiempo, la salud y parte del juicio en la mili, estando 400 kilometros de distancia, le escribí una carta velando el contenido de mi secreto cuartito oscuro. Grande fue mi sorpresa cuando me respondió. Aun recuerdo su encabezamiento… y sobre todo su contenido. Tenía a otro ( aqui viene un mar de lágrimas). Conserve unos pocos años esa carta. Un día decidí que releerla de vez en cuando no era bueno y deposité en la basura con pena y pesar.

No sé, realmente, si acudirá a la cena, es muy probable que sí. No ha querido la casualidad que volviésemos a coincidir y nuestra última comunicación fueron esas cartas cruzadas. Creo que no sentiré nada especial si la veo, ahora somos otros, pero aun guardo con cariño todos los recuerdos donde ella era protagonista.


Me inquieta ligeramente la cena...qué será, será (por falta de presupuesto no puedo poner a Doris Day cantando), what ever will be, will be...

Más datos sobre el evento… próximamente en su pantalla.


==========================================================



Hi. Sometimes happens that past find the present. Saturday night I have a dinner with old ex-colleagues of class twenty years after. I always was been a playboy latin lover… I am very happy for my old colleagues girls, they will have a new opportunity of to be very happy with my for an hours.

Will be fanny see again everybody, perhaps I can not to recognize to everybody. Time always put it track in body and mind of persons.


I am sure that I go to triumph.


In few days I will write a report of this event.

8 comentarios:

Anasus dijo...

Perdona, pero hace 20 años corría el 1987, si las cuentas no me fallan.
Yo hace unos años tuve una cena de esas de 20 años después. La verdad es que fue muy emocionante;algunos no habían cambiado y otros estaban desconocídos... ¡A mi me dijeron que había crecido!.
Esas cenas se repitieron por dos años más, hasta que volvimos a caer en el olvido.

Uno dijo...

anasus, gracias por el comentario y la correción.
Esto es sin duda una consecuencia del paso del tiempo... tendré que comprarme un braintrain de esos :-)

Espero que la cena sea entretenida, y si como en tu caso, hay secuelas... pues mejor.

Saludos

Uno dijo...

Ah, corrijo en la entrada ese 1997 por un 1987... como debería haber sido.

Evinchi dijo...

Oh sí, cuéntanoslo todo, siii. Joer, me has recordado cosas, y si mi blog durá un año y pico más, verás una entrada parecida. En el 88 entré en el insti, y conocí a todas mis amigas actuales...20 años!!!!!, puf....y como dice la canción: aaaah, y como hemos cambiado, que lejos ha quedado aquella sensacioooooon.

Aunque la sensación sigue ahí cerquita, porque hace tanto, que al mismo tiempo es como si hubiese sido ayer, y no sabemos que narices ha pasado con los diez años del medio.

Un besote, me ha gustado, espero continuación. :)

Beleg Cuthalion dijo...

Hay (suspiro) que mayores nos hacemos...

Lo mejor del post la traducción. Sin embargo, demasiado literal para mi gusto.

Suerte el sábado con la cena... y con la obra.

Salu2

Anónimo dijo...

Veinte años después (bueno, ni siquiera diez años más tarde... ni cinco, ni casi dos...), es preferible no volver a ver a "aquellos" de quienes se guarda un buen recuerdo y así conservar en la memoria la esencia de lo que fueron para no tener que obviar en lo que les ha convertido el paso del tiempo (algo totalmente ajeno a nuestra evolución "intelectual")... Aunque lo que realmente varia es nuestra percepción sobre los objetos, no los objetos en sí, por lo que es recomendable antes de una reunión (horterilla a más no poder) de esas, ir al oculista para que nuestro ojos vean bien la belleza perdida...

¡Qué capacidad de síntesis en la traducción al inglés diciendo exactamente lo mismo! ¡Majestuoso!

Daniela Haydée dijo...

Secundo lo que dijo anónimo, que soy yo misma pero oculta por la torpeza de unos dedos que no dan con el botón correcto...

Uno dijo...

Evinchi. Thanks. En breve contaré esa noche tras 20 años.

Beleg Cuthalion. Gracias. La obra fue bien, hasta se puede decir que también fue obra social.

Anonimo/Daniela Haydeé. Hay gente que cambia y gente que tanto por dentro como por fuera, sin embargos por todos nos pasaron los mismos años. La gracía del inglés, esto tambíen se lo digo a Beleg, es esa que permite condensar en pocas palabras lo que en castellano serían muchas.