martes, julio 12, 2011

Boda irreal


Hace algo más de dos meses tuvo lugar en enlace matrimonial entre príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Middleton es el apellido, no es que la chica pese quinientos quilos, más bien al contrario, anda más cerca de la anorexia que del sobrepeso.

Boda  Real. Él es príncipe es el futuro rey de las tierras inglesas, según se prevé, si la reina, su abuela Isabel, no se empecina en ser eterna, qué también se podría dar. Ella, en cambio, es plebeya, una más de la sociedad británica. De esa sociedad británica que posee millones de libras en sus cuentas bancarias y que no compraría nunca en Tesco (el %Dia de allí), ni jamás acamparía en una plaza pública,... salvo que fuese "supercool".


Boda real. Digo yo que habrá sido real, porque si fue un timo, una falsedad o un paripé después de darlo por tantas cadenas de televisión y tantos reportajes gráficos en la prensa escrita, pues menudo chasco, ¿no? Supongamos que sí, que fue tan real como la Aznar (hija) y el bien AVEnido Agag.


Pese a lo importante de este evento, al menos para la prensa rosa, no lo vi en directo. En diferido tampoco. Vamos, que no lo vi. Eso sí de rebote, sin querer voluntariamente, me enteré de algunas cosas relacionadas con la celebración matrimonial. El zapping compulsivo puede ser una forma de conocimiento muy efectiva para adquirir informaciones totalmente innecesarias. 


Asistieron a tan magna cita lo mejor de la sociedad, reyes, príncipes, mafiosos,  gobernantes, dictadores, gente “bien”, millonarios, artistas, famosos sin arte, etc… Resumiendo,  gente de mucha pasta y poco oficio. A ver, en parte es normal. Si yo me casase no les iba invitar a ellos, invitaría a gente afín a mí, gente como yo, trabajadores.  Así que es lógico que sean selectivos y sólo quieran a sus amiguetes y gentes en la misma onda. Rebovinando un poco, pienso realmente que si yo me casase, siendo tal como soy y lo que opino sobre las bodas y sus posteriores celebraciones, creo que no invitaría ni a la novia a la ceremonia, ni al banquete (plato de plástico reutilizado con media bolsa de cacahuetes y vasito de plástico lleno a 2/3 de Fanta limón caliente). Consecuencias de ser  tan espartano. Eso sí, yo me lo pasaría en grande. ¡Es el día de mi boda!


Los asistentes acudieron emperifollados (lo cual no quiere decir que hubiesen mantenido sexo con una pera) con sus mejores galas. Sobre todo ellas. Muchas lucían curiosos sombreros, tocados y pamelas que ponían difícil trazar la línea divisoria entre la moda y el esperpento. A posteriori, alguno de estos modelitos ser subastaron para financiar causas benéficas. Sin duda quienes los compraron eran una gente muy generosa o fanes incondicionales de los asistentes al bodorrio.


Lo que más me sorprendió de todo este evento fue una fotografía publicada por Landahlauts en su Facebook. Me hizo replantearme muchas cosas y abrir la mente a nuevas posibilidades, que hasta el momento actual no contemplaba, en lo que era la nobleza británica, la realeza en particular y la celebración de esponsales en Reino Únido.




Vale que ellos son protestantes y su religión, gracias a Lutero y otro montón discordantes, no sigue exactamente la senda del cristianismo apostólico romano, pero pensaba yo que la celebración de unos votos matrimoniales serían más similares a los "nuestros". 


Me explico, yo creía que mantenían la castidad hasta transcurrido todo el oficio y que era en la noche de boda donde sus respectivos sexos se conocían. “Hola, soy el pajarito de Willy”. “Hola, soy la almejita dicharachera de Katy” (los pechos no dicen nada porque no tienen por donde piar, sólo miran con interés). Tenía yo la convicción que el pene de él nunca había entrado en una sauna estrechita y que la vagina de ella miraba el suelo del altar sin macula ni poluta. Era lógico pensar, sobre todo en una sociedad tan tradicional y conservadora, que las cosas serían así.


Pero la foto, me ha escandalizado y ahora veo ciertas cosas con otra óptica.



  
Según parece por la foto, la futura princesa está quitándole la pelusilla al Real "sable" de príncipe para que luzca adecuadamente. Es un proceso lento y reiterativo.

Él mucho me temo que anda diciéndole cosas feas fruto de la excitación del momento, cosas tan feas que hacen que una inocente niña se intente autoaislar sonoramente del mundo. La otra niña, por contra, no se sabe si no quiere mirar o esta elucubrando planes para su futuro.

Seguramente él, William, le soltó a ella, Kate, ese día las dos mentiras que siempre los hombres dicen a las mujeres: “qué no, cariño, qué no, qué ese vestido no te hace gorda” y, sobretodo,  “tranquila, tú sigue, sí, sí, sigue que yo te aviso”.

Me gustaría saber si cuando ella entró en la catedral para esposarse con su príncipe, la música que sonaba durante su paseo nupcial era el “...blanca y radiante va la novia...” (con un exceso de sentido en esta ocasión)… y espero que no le ocurriese lo mismo que cierta chica y ante una posible e inocente observación del obispo no supiese bien que responder.





A pesar de todo esto que digo, no quiero entrar en moralidades diciendo que están mal las relaciones prematrimoniales y tomar que un aperitivo antes de la boda sea cosa fea. Al contrario, es como las sandías hay que cascarlas y probarlas para luego no llevarse sorpresas desagradables.

Espero yo que estos chicos sean felices y extiendan esa felicidad a todo su entorno, no por ser jóvenes "bien" voy a desearles mal, aunque es cierto que me dan un poquito de rabia por su, al parecer, ociosa y fácil vida. 

Al mundo le hacen falta un montón de buenas cosas, de pequeñas satisfacciones, alegrías y felicidades. Si además fuesen por cosas prácticas y útiles, ya sería grandioso, y si no quedémonos al menos con la parte buena.


Como bien está lo que bien acaba, hasta otra.

================

Hello people.

Hi girls!!!

Will and Kat have married. The future king and queen of United Kingdom.


Kat is very nice girl and very very very cool.

Yes, it seems that she knows what a man needs at every time.

When they are divorced Iwill be waiting her. She will be my girlfriend.

I know at every time what a woman needs. We will be a fantastic coupe.  

I am sure I can do her the happiness woman in the world and his parent’s money can do me the most fortunate man in the world.


I will have a pretty wife… and a lot of secret lovers.

That is my plan. I think I have found my true way


Kat, don’t worry, we will be together soon.
I have a gift for you. It is fanny Spanish song. When you listen it, please think about me.






Kisses. 

9 comentarios:

Daniel Rioja dijo...

La verdad es que la boda a suscitado mucha polémica. Entre otros motivos por la dudosa orientación del príncipe. Si no son más que rumores, está en una situación complicada si quiere ser feliz, aunque siga sin dar un palo al agua.

Respecto a la intrepretación de la foto, yo la hubiera hecho muy parecida, pero nunca se me hubiera ocurrido qué podría estar pensando la segunda niña, jaja

Encantado de verte por aquí de nuevo, un saludo!

Uno dijo...

Daniel Rioja
No conocía yo esos rumores sobre los gustos sexuales del principe británico. Estas bodas tienen mucho más de marketing que de amor. Ella gana titulo y él una coartada para tapar sus efusividad amatoría fuera de casa.

La segunda niña croe que llegará lejos, a mi me da un poco de miedo.

Un gusto leerte de nuevo.

Saludos

Daniel Rioja dijo...

Ay dios... Me equivoqué de príncipe! Pensaba que era Alberto de Mónaco, bueno, pues que son casos diferentes...

Un saludo!

Uno dijo...

Daniel Rioja
En parte es culpa mia por atender a las noticas con tanta demora. Oye, pero no te preocupes, si hay que lanzar un rumor se lanza, porque este lo mismo no es gay, pero creo que si un poco abeja a la que le gusta probar todas las flores del jardín.

Saludos

Larisa dijo...

¡Hablemos de la boda de Albertito, pues! Si ej que no hacen bien las cosas, coñe: no sólo duermen en habitaciones separadas durante el viaje de novios (a Sudáfrica, tierra de ella), sino que directamente duermen en hoteles separados. Separados por 16 kilómetros, lo que viene siendo normal en toda pareja recién casada. Ay.

Por sierto, ¿alguien sabe dónde está Felipe? No se le ha vuelto a ver. ¿Aún llora?

A mí de la boda de Cata y Guille lo que más me gustó fue la prueba del pañuelo. Qué bien me lo pasé. Lástima que no la emitiesen por televisión.

Abrazos con brillo.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Uno dijo...

Larisa
Lo de Alberto y ... la sudafricanita (ni idea de como se llama) es amor verdadero. No han querido ellos enturbiar su puro amor con las pasiones carnales y los bajos instintos y por eso pasan juntos su luna de miel, aunque un poquito distanciado. El amor verdadero sobre el de ella, un amor casi incodicional al color del dinero.

¿Para Will y Kat hicieron el rito gitano con el pañuelo y las tres rosas? Qué cosas hay que ver, bueno o tal como cuentas, qué cosas no dejan ver.

Saludos

Disancor
Igualmente, disfruta de estos días menos laborales.

Saludos

Daniela Haydée dijo...

La boda la he visto en fotos, pero esta que pones no salí en ninguna parte.

Llevaban viviendo vario años juntos antes de formalizar su caida en el pecado, mantener la castidad en esas circunstancias hubiera sido una bobería por su parte... ya que se peca que sea con alevosía y premeditación.

Por cierto, se le cayó la lentilla a Cati, está claro :P

Saludos desde tu pueblo en julio.

Uno dijo...

Daniela Haydée
Estoy seguro que si convivían con previamente era sólo para conocerse mejor y de una forma totalmente casta :-)

Se le cayó la lentilla o el la está nombrando caballero, seguro que es una de esas cosas, seguro.

Saludos desde tu tierra en verano.