martes, julio 29, 2008

Tengo un rabo pequeño



Tal como reza el titulo de esta entrada, tengo un rabo pequeñito. Me da un poco de corte contarlo pero es un mal necesario para poder compartir una experiencia (y sus secuelas) contigo. Me está afectando mucho a mi vida cotidiana.

He estado tentado, siguiendo el dicho de “una imagen vale mas que mil palabras”, de poner una foto ilustrativa de mi rabito despellejado con la cabeza enrojecida y algo desviado hacía la izquierda, pero he creído que podría herir alguna sensibilidad y he optado por un método más narrativo para describir mi infortunio.

Mi microrabo es un problema con doble vertiente: la física y la social. Físicamente es una traba que limita algunas para realizar actividades. Socialmente, no es algo a comentar en círculos de gente, allegada o no, pues da más para mofa y cachondeo que para comprensión y solidaridad.

Como siempre me enredo con palabrería que mucho llena y poco dice. Voy a grano.

El pasado viernes acudí a mi última clase del taller de danza-teatro (para más información leer el escrito publicado previamente). Aunque la clase estuvo bien no fue una experiencia tan relevante para mí como la de la semana anterior.

Hicimos unos ejercicios de calentamiento, muy aconsejables para no lesionarse y acumular una gran cantidad de agujetas. Uno de ellos consistía en estando estirado en el suelo coger impulso y quedar sentado con las piernas estiradas, o sea formando un anglo de 90 grados, y luego volver al suelo manteniendo la postura, con lo cual la espalda quedaba tumbada y las piernas rectas en el aire.

Ahí, ahí. Sucedió. Ahí mi pobre rabito sufrió el doloroso daño. El ejercicio fácil y sin complicación pasa a ser una autentica tortura cuando posees un coxis más prologando de habitual, es decir una microcola.

No supo bien la Naturaleza como hacerme bien mono y se las ingenió para involucionar y dotarme de un sobresaliente huesito donde el culo comienza a llamarse culo.

Las secuelas del ejercicio las sufro aun hoy y creo que va para largo. Como dije antes quedó despellejado y enrojecido, lo que se dice en carne viva. El sudor ayudo mucho a mitigar el daño, mas bien colaboró en erosión de la dermis.

Durante estos días me he vuelto temeroso de los sillones acogedores y asientos mullidos. Sillas y taburetes bien planos y duros quiero para posar mi trasero, que no roce, que no roce por nada del mundo. Que sean los astrólogos los que se dediquen a ver las estrellas.

Como otros males, de tan postreras zonas anatómicas, lo sufro en silencio salvo algún grito callado cuando noto contacto contra mi delicado minirabo.

Ahí, queda eso confeso.



==================================


Uhm… ufff. How could I tell it to you?

Oh, yes… good.

I am man, a very male man and as any man I have a penis. But… I have another protuberance in back side. I possess a little tail. Yes, I really true. My little tail rounded and hard but very sweet. Girl, if you want you can caress it (after passing a few days, now it is some delicate). If you feel curiosity you don’t doubt. I and my tail are waiting you. Don’t lose this opportunity… enjoy it.

P.D. Grrr, everyday it is harder to get the positive side of text in Spanish.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Nah, nah, nah, necesito una foto para hacerme bien a la idea. Imagenes, imagenes. Pero me da a mi que lo que a ti te pasa es que estás falto de chicha.

Merce dijo...

Issshhhhh, eso debe doler mucho mucho mucho...

Landahlauts dijo...

Me siento solidario contigo: instintivamente me he llevado la mano ahí... pensando en lo que debe de doler.

Has sido muy valiente reconociendo que tienes un rabo pequeño...

;)

Saludos.

Daniela Haydée dijo...

Para que luego digan que el tamaño no importa... Si fuera así algunos accidentes podrían evitarse ya fuera por demasié o por pocosié.

Sea como fuere, debe haber algún ungüento en la farmacia para la irritación y alivio del minino y sobre todo, en adelante mucha precaución con algunas posturitas.

Saludos.

Uno dijo...

anónimo
No, no. No hay foto... bastante feo es para hacerlo público. Bueno, más que chicha prefiero una chica :-)

merce
Sí, ha sido bastante molestillo. Por suerte luego se ha ido reparando poco a poco. Espero para la próxima semana tener el culito igual que antes.

landahlauts
Gracias. Un cierto incoridió si que ha sido.
Valiente,... no demasiado, es lo bueno del anonimato que libera los dedos para decir cosas más o menos intimas.

Saludos

Daniela Haydée
Esto más que cuestión de tamaño es cuestión de ser o no ser. Pero sin duda que si su tamaño hubiese sido mayor mi padecimiento habría ido a juego.

Saludos

Luna Azul dijo...

Vaya lamento que hayas estado en esas condiciones, si que debió doler sí.
Eso pasa por hacer estiramientos raros.
Un abrazo y feliz domingo.

bornne dijo...

Pues qué mala suerte y, además, en los calentamientos de tu última sesión (para dejarte un mal regusto).

Espero que el dolor vaya disminuyendo y pronto te encuentres mejor.

Saludillos.

Chencha dijo...

Mira que eres terrible.... de entre todos los adjetivos que se te pueden aplicar, el que menos... ese. :)

Uno dijo...

Luna azul
Sí que haciammos cosas rarillas, sí. Pero ha sido muy divertido y mereció la pena pese a las consuecuencias.

Bornne
Mal gusto de boca no me dejo precisamente :P
Doy el taller por bueno, ha merecido la pena. Y mi culillo ya está bueno, los asientos vuelven a ser lugares amigos.

Saludotes

chencha
Algo terrible si que soy, aunque, por fortuna, lo que no soy es nada Ivan. Eso si que sería muy terrible ;-)