lunes, diciembre 07, 2009

Crucero para escolares



No es que sea un premio (o quizás sí, según se mire), es un titular tramposo para encabezar unos cuantos párrafos sobre un tema: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falla favor de la retirada de los crucifijos en las aulas de los colegios públicos.

Seguramente alguno no habrá pillado la “broma” de titulo, otros pensarán que es un chiste entre malo y pésimo. Tengo al menos el consuelo que mis compañeros de trabajo y conocidos están libres de espanto, pues suelo torturarles reiteradas veces con estas muestras de mi estilo de humor. Bueno, generalmente las tonterías que digo son mucho peores. Un sencillo ejemplo, para apalearme sería:
- ¿Qué pasta comen los escoceses en memoria de las flechas del lago Ness?
- ¿...?
- Mac-arrow-ness.

Siempre hay un alma inocente que pregunta sobre cuáles son las flechas de ese lago. Luego se lamenta de no poseer unas cuantas de esas flechas y un arco para probar su puntería con el autor de tal estupidez.

Volviendo al crucero, o sea, a las cero cruces en las escuelas.

El asunto, así en pocas palabras (esto es una total mentira, soy incapaz de decir nada en pocas palabras, pero queda bien ponerlo), parte de un recurso interpuesto por una señora finlandesa afincada en Italia sobre la presencia de cruces en las aulas de un colegio estatal donde estudiaban sus hijas (si lo has leído en voz alta y aun tienes aliento, oye, presentate al campeonato inmersión a pulmón libre). El Tribunal Europeo de Derechos Humanos le ha dado la razón en pos de la libertad de religión.

A los italianos la cosa no les ha gustado demasiado. Al Papa menos, como que le está fastidiando el negocio. Y a Berlusconi,... ¿qué más da lo que piense ese Cesar Imperator de plástico? No está el buen juicio en entre su haberes. Ni el bueno, ni el malo, ya que los suele eludir.

Quien ya me conozca un poco y/o me haya leído en alguna ocasión, tendrá facilidad para intuir mi opinión al respecto.

Soy ateo por reflexión, convicción y fe (en mi reflexión y convicción). Ello no significa que no respete a quien quiera seguir cualquiera de la gran variedad de religiones que hay por el mundo y resto del Universo. Cada cual es libre de creer en lo que quiera... siempre que no incordie a los demás. Vamos, que por tener fe en algo no joda a los demás ni les imponga nada.

A mí las religiones ajenas que me gustan son las interiores.

Hace unos días hablaba con una compañera de trabajo ( hola, un saludo, “Zhu” :-P ) sobre esto y la “navidad” (sé que se ha de poner la “n” mayúscula, pero como es mi blog me tomo la libertad de negarle ese honor como reflejo de mis creencias o manías personales). A ella le gusta la “navidad”, la vive y la disfruta. Le encanta lo que significa y compartirlo con su familia y allegados. Yo, en cambio, que soy muy soso y espartano (no espartano de Esparta, sino por seco y falto jugo, como el esparto), aborrezco esas fechas y toda la parafernalia que traen consigo. Ella hablaba de ilusión y yo de montaje y mercadotecnia (que es la forma más castellana de decir “marketing”). Ella de sentimientos y yo falsedad e imposición. Al final, poniéndonos serios, ella me dijo que no le gustaría vivir el día en que no existiese la Navidad (va, esa “n” grande la concedo por ella). Yo, más borde que House (M.D.) ante los familiares de un paciente, le respondí que esperaba vivir el día en que la “navidad” (esa va por mi) perteneciese al olvido... y que sería feliz con ello. Son maneras diferentes de pensar y sentir.

Entre las muchas cosas que dije, algunas tonterías, que uno es cabezón y debate y argumenta con lo que sea, hubo una que fue una gran fanfarronada, pero cada vez que la recuerdo me parece tiene más sentido. La burrada era que la “navidad” debía de celebrarse en establecimientos y locales acondicionados debidamente para ello, lo mismo que el futbol (otra religión social), y no dar la tabarra con luces y villancicos en lugares públicos, a quienes ni nos gusta ni nos apetece sufrir toda esa obstentosa manifestación agresiva hacia otras creencias.

“Navidad” (grrr, porque es a principio de frese, que si no…), cruces es lo mismo a diferente escala y en distintos ámbitos. Sea por tradición o por gusto mayoritario, es igual, es injusto, hay gente que no se siente representada por ello y no merece ser expuesta a tales símbolos sin su consentimiento. Como dicen los de Estrasburgo, la una y los otros, vulneran nuestra libertad de culto.

Qué diferente sería si en las aulas en vez de crucifijos hubiese publicidad de Coca Cola, Ferrari... o de Pato WC. Está claro que no gustaría.

Podría añadir un “no con mi dinero”, porque no deja de ser un gasto público de todos para el goce de unos muchos, pero limito a lo expuesto.

Para acabar, un video musical que tiene que ver de refilón, el origen de la polémica ( y que, por cierto, le gusta mucho a “Zhu”, ah y de regalo este enlace :-) ).



========================

Hello people.

Hi girls.

Xmas is near. Lights and Chrismas carol are everywere.

Baby, you don’t have to wait until 25 th of December to get your special gift.

Yes, you take it now.

Your gift will be a very special night with me.
Let me tell you the plan.

I will fill my house with candles. Soft lights and intimate music.

I will tie you to my bed by the wrists and ankles with scarves of silk, then I will cover your body with kisses and caresses. Finally, I stab my spear burning into you… again and again until you reach the Paradise.

You never can to forget that night.

I leave you in advance this song, I hope you like it.



9 comentarios:

Gerard dijo...

Me encantan los cruceros porque son pequeñas ciudades flotantes y la oferta de servicios es enorme!
Es para todas las edades y se puede ir solo, con amigos o con familiares! Lo recomiendo!

Fiebre dijo...

Si es que me dan ganas de ponerte un piso...

Quería ver yo a todos esos que rabian por que quitan los crucifijos (y que conste que a mí, también atea, no me molestan los mismos)cómo pondrían el grito en el cielo cuando en un aula "multicultural" - es que están de moda estos palabros- viniera un padre con su estrella de David y la colocara, otro con una estatua del dios X, otro...

Si el estado es aconfesional, es aconfesional. Los crucifijos para los colegios privados que tienen su ideario cristiano, y para los ámbitos idem.

Por cierto, he encontrado un blog que también se llama Cachos de Vida, por un momento pensé que tú o yo estábamos beodos.
:P

Al golpito dijo...

Me quedo con el vídeo de la versión inglesa de tu rincón :P
¡Qué recuerdos!

disancor dijo...

Pues no se que decirte de la Navidad. Creo que a los viejos nos da igual, bueno, igual no, porque estamos obligados a soportarla.
Un sludo.

Daniela Haydée dijo...

En mi colegio no habían crucifijos, y de haberlos habido, no hubiera influido en mi descreimiento religioso (que con el tiempo ha derivado en un ateismo recalcitrante, después de un sútil flirteo con el agnoticismo), sino más bien me hubiera parecido (igual que ahora), de muy mal gusto colgar a un señor torturado hasta la muerte en su agonia. Podían haber elegido otro momento de su vida para ensalzarle.

Las únicas cruces que me dicen algo, son las que hago en el calendario para señalar un día más (que pasó) y un día menos (por llegar). A las demás no les doy importancia (mala decoración), porque para mí no simbolizan nada.

Con su retirada, dejará de ser profanada la tumba de un hombre corriente. Ya es hora de que le dejen descansar en paz (pero de verdad).

Pd: la Navidad (soy correcta "N" mayúscula) ni mencionarla...

Luna Azul dijo...

Pues ya estamos ya con la dichosa Navidad (yo sí uso la mayúscula, será costumbre).
Paso de cuestiones religiosas porque no la vivo de esa manera pero me gustan estas fechas, lo que tiene de reunión familiar, de añoranza de otras navidades, de hacer regalos y que te regalen (tampoco me gusta el consumismo desmedido).
Lo de quitar los crucifijos en los colegios públicos me parece genial.
Un abrazo

Landahlauts dijo...

A mi me sanlen ronchas: con los crucifijos, con la Navidad, con los que tratan de imponer un pensamiento que consideran mayoritario...

Y lo peor es que no tengo intención de tratarme.

Saludos.

bornne dijo...

Hace tiempo que deberían haberlos quitado en la escuela pública y mis argumentos son bien parecidos a los de Fiebre.

Disfruta de estos días que, aunque no te guste la navidad, no tendrás que ir a currar!!!

Un abrazo fuerte :)

Uno dijo...

Gerard
Gracias por tu comentario tan rápido como poco relacionado con el tema.

Creo interesante contarte que el gorgojo de la patata no suele desuyunar huevos fritos durante el primer mes de primavera.

Fiebre
Que cada uno cargue con su cruz :-)

Al golpito
Eran otro tiempos más inocentes, más ñoñetes :-)

disancor
Eso es lo malo de la navidad que es muy dificilmente eludible ya que nos viene impuesta.

Saludos

Daniela Haydée
Es un signo del catolicismo, hacer propaganda de un señor torturado y desangrado. Algo que ahora solo está de moda en las peliculas gore y en telecinco.

Luna Azul
La navidad para quien la quiera disfrutar, respecto a eso no tengo nada en contra. Cada uno es libre de hacer y festajar lo que desee. No me gusta en cambio que parece que ha de ser obligatoria para todos. Eso no. La navidad, para quien le guste... y a los demás que nos dejen tan en paz como la noche que le precede.

Landahlauts
Pues ya somos dos con similares sintomas y resolución :-)

Saludos

Bornne
Eso sí, el día festivo siempre se agradece, un reposo para el cuerpo y el alma :-)

Abrazotes bien grandes