domingo, marzo 01, 2009

A hard day



Yo hoy había venido aquí a hablar de mis libros… pero quiero hablar de otro tema de más actualidad para mí: trabajo, mucho trabajo.

Dicen que el trabajo ennoblece, pues creo que yo ya debo andar entre rey y emperador.

A comienzos de año anuncié que en mi trabajo se planteaba un nuevo desafío profesional. Un reto personal. Una oportunidad para evolucionar. Pues de momento sigo siendo un pokemon básico y encima apaleado. Cómo que no le cojo yo el tranquillo a esto todavía. La sensación es similar a cuando caminas siguiendo un bordillo, notas que vas desequilibrado y presientes que te vas a caer de un momento a otro. Te entra el miedo en el cuerpo, pero continuas avanzando tambaleante por si de casualidad recuperas la estabilidad y todo acaba bien.

Esto ha provocado cambios en mi vida cotidiana. Antes me llevaba tupper a la oficina. Cocinaba para dos veces, cena y comida del día siguiente. Ahora, al mediodía, como en restaurantes de la zona, a pesar de mi bolsillo y la crisis, y la cena suele ser algo ligerito y rápido. Hago más horas, llego más tarde a casa y camino mucho, una hora aproximadamente en total cada día.

Además del trabajo hay otra cosa, pero de cariz positivo.

Como ya sabéis uno está más soltero que James Bond y los amigos de siempre pues casados y con descendencias, con lo cual tengo pocas oportunidades para el ocio compartido. Así que me apunté a una
web gratuita de amistad y actividades lúdico/culturales. Estoy contento de ello. He encontrado a gente simpática, agradable y acogedora. Nada que ver con la experiencia que conté tiempo atrás. He hecho lo que nunca, ir a eventos en Barcelona entre semana. Viviendo a 20 kilómetros y dependiendo del transporte público (léase Renfe más obras del AVE) es un coñazo la vuelta, pero está mereciendo la pena. También los fines de semana suelo asistir a alguna propuesta.

En resumen, ahora tengo una vida mucho más movida y escaso tiempo libre, sobre todo para el mundo de los blogs.

Uys, me estoy enrollando más que la pelusa en el ombligo y sin estar por el tema.

A lo que iba… a hard day, ¡ea!

Viernes. Mi horario de trabajo para ese día es de 8 a 15 horas. Entro a las 8:00, como debe ser, profesional que es uno. Bien, pues viernes… cuando son las 14:00 en reloj de Windows y el fin de semana está ahí mismito, nos comunican que se ha de hacer algo de suma importancia para el lunes. ¡Olé, olé y olé las buenas previsiones! Nosotros como unos machotes decimos que vale. Al final, en vez de hacer las siete horitas de un viernes liviano, fue una intensa jornada de trece horas y media, a las 21:30 de la noche acabamos. Un día de esos en que no paras pero tienes la sensación de no haber podido hacer nada.

Fue un esfuerzo considerable, pero no bastó. Había que volver al siguiente, sábado, para dejar todo niquelado.

Sábado, 10:30. Volvimos un compañero, que sacrifico un viaje a León que tenía previsto para ese fin de semana, y yo. Nadie más en la empresa. Éramos los dueños del lugar, y cómo tales aprovechamos para poner música en el PC y hacer el día más ameno, eso sí trabajando mucho y bien. Hicimos todo lo que pudimos y a las 22:00 dimos por concluida the job session. A pesar del trabajo y el cansancio no fue un mal día hasta entonces.

Algo que me da mucha pereza es llegar tarde a casa y tener hacer la cena. Mientras bajaba a la estación de tren, 20 minutos a pie, iba pensado en eso, y en lo agradable que sería tener una pareja que al llegar a casa te recibiese con cariño… y si es con la cena preparada mejor. No se me entienda esto como un pensamiento machista, creo que si fuese mujer me atraería esa idea igualmente. Quieras o no, estás cavilaciones repercuten en el estado anímico de uno y aumentan la sensación de soledad, vamos que lo chafan un poco. Pues como decía, caminado con esos sentimientos rondando por la cabeza o el corazón, entro en una calle peatonal, de la cual nunca recuerdo el nombre, y lo primero que veo es una pareja haciéndose carantoñas, a 10 metros por detrás, pero en el otro lado del pasaje otra pareja… y así hasta cinco parejas consecutivas exhibiendo su cariño y ni un triste viandante más. Joder, ni que lo hiciesen a posta. Coño, que uno nada sensible. Fue un momento muy surrealista.

Llego a la estación y veo que el tren no sale hasta veinte minutos más tarde. Pufff... Menos mal que tengo a mi “Yo, Claudio” en la mochila de portátil. Me pongo a leer y al rato megafonía anuncia que hay problemas en las líneas de tren. ¡Ya estamos! ¡Cagoenleche!

El tren lo cogí al filo de la media noche. Hora y media de espera y con el frio explorando todas las partes de mi cuerpo. Al libro le queda nada para que lo acabe.

No acaban ahí mis desventuras.

El tren al que subí daba asco. Sucio con trozos de papeles por el suelo que además estaba pegajoso. Para completar la ambientación hay que sumarle una fauna de teenagers con móviles modernitos dotados de potentes altavoces. Intentaron ponerme al día de los últimos éxitos del reggatón por miedo de una violación acústica extrema. Afortunadamente, mi amigo Cla-cla-claudio conseguía distraerme lo suficiente. Evidentemente, este tipo de gente, gustaba de hablar a gritos. Un chico tuvo la brillante idea de contarle algo a un colega… que estaba en el otro extremo de vagón, y como era bien educado y atento, se lo repetía varias veces a grito pelado para que le oyese bien, no sea que se perdiese la pertinaz información que tenía que trasmitirle. Para completar la saturación de mis sentidos, había unos fuertes olores a alcoholes varios vertidos, de ahí lo pegajoso del suelo, y provenientes de los gaznates esos simpáticos individuos.

Soy pacifico y tranquilo, pero puedo asegurar que me entraron ganas y liarme mamporrazos con unos y otros. Me nos mal que gano la cordura y la sensatez, y que no me gustó nada la película “Un día de furia”.

Al llegar a casa, a las 0:30, un yogurt de cena y la cama mi destino inmediato.



=======================



Please, don’t disturb.

No, no, no.

Man working.

(Macho)Man working.

I cannot.

I am busy.

Well... if you are girl perhaps I have 5 minutes for you.

Cheers


Ups! I forgot it… the week song
.


11 comentarios:

Merce dijo...

Debes estar en plena forma, no dicen que el trabajo es salud...

eva dijo...

Hola Uno,
La primera frase que has puesto me ha "impastado"xDD:
"Yo hoy había venido aquí a hablar de mis libros (...)"
Esa misma frase creo que la dijo Paco Umbral en un programa de TV todo encabritado porque no le dejaron hablar de su libro. Me ha hecho gracia, no se....
Quiero que sepas que eres mi heroe nacional, chico, no se como aguantas esas sesiones tortuosas de trabajo. Yo me agobiaría, la verdad. Mi finde que no me lo toquen que muerrrrrdo.
Necesito espacio para hacer mi vida familiar, necesito mi sábado y mi domingo enteritos para mi.
Usar el S.P. está superbien, pero según a que horas, porque hay veces que me daría demasiada mandra el llegar a las tantas a mi casa, yo lo siento, pero mi coche es vital. Llevo a veces ritmo acelerado y eso con el S.P. no es posible. Y luego, aparte de que a veces se atrasan o lo pierdes,...la fauna que tienes que aguantar, los olores,los apretones depende a qué horas,....argsss me canso de solo decirlo xDDDD.
Cuando dices que te gustaría tener pareja para llegar a casita (cuando llegas tarde) y tener preparada la cenita, me ha hecho gracia, porque a mi a veces me ha pasado y se agradece de que tengan el detalle de encontrarte las cosas hechas. Para nada es machista, es lo que todos esperamos, que nos cuiden.
Bueno, menuda parrafada que te he contado aquí, espero que no te de dolor de cabeza xDDDD.
Un beso Uno,

P.D: Con una docena de personas como tú en el gobierno de España superaríamos la crisis en una semana ^^

Landahlauts dijo...

Con razón no hay trabajo... !!lo tienes tu todo!!!

Uno dijo...

Merce
Pues no se cumple la regla porque de salud ando jodido, llevo cuatro semanas febril... a ver si al menos tengo suerte en el amor... o el sexo ;-)

Eva
El comienzo era totalmente intencionado :-)

Yo aguanto a base de mentalización. Eso no quita que no me canse el cuerpo o al final me agobie un poco. Pero hay hacerse a la idea y tomarselo con un humor. Intentar ser positivo.

Lo del transporte publico daría para unas cuantas entradas. Son experiencias muy intensas :-)

Puedes escribir cuanto quieras, es gratis y yo te leo toda.
Zanquius

Landahlauts
No sabes con que gusto yo delegaba un poquito...

Cruzcampero dijo...

Bueno Uno, no todo es malo hombre. Es verdad que ante excesos de trabajo uno está irritado y bueno si eso lo adereza el reguuetón, las voces y los olores rebeníos pues mas crispación aun... Pero por otra parte también hay planes amenos.
Yo también soy soltero (y entero), no te negaré que muchas veces me pasa lo que a ti. Salgo de currar a las 21:30 y dias que mas tarde y a veces pienso en lo mismo, aunque por otra parte la verdad que vivo muy agusto y en pocas ocasiones cambiaría mi situación la verdad.
Un saludo!

Al golpito dijo...

Madre mia ... sólo de leerlo me he estresado Sr. Umbral :) Espero que la semana mejorara.

Daniela Haydée dijo...

Dentro de lo malo, y además de la parte positiva (el grupito que has conocido), al menos te pagarán las horas extras (a mi nunca me las pagan,porque son una prolongación de la jornada laboral, claro que tardo en llegar a casa cinco minutos si ando deprisa) y disfrutarás más del fin de semana que tengas libre (eso no tiene precio).

Saludos.

Pd: yogurt y cereales, sólo mezclar en un tazón (si te gustan los cereales)

Luna Azul dijo...

Ufff que duras jornadas, pero dime ¿te pagarán horas extras, no????
Algunas de esas ya me tocaron a mi vivirlas y hasta alguna noche enterita. (Espero que nunca más).
Supongo que como entro tan tarde a comentarte de salud estés ya bien y lo del grupo de Barcelona siga adelante y todo vaya bien.
Un abrazo y feliz domingo

Farera dijo...

jajajaja

Pero qué cosas te pasan, qué vida tan divertida, vamos vamos, con lo que mola el reggeaton... ¬¬

bornne dijo...

Y bendito domingo, ¿no?

Espero que la cosa se haya calmado y fueran dos días puntuales, Uno. :)

Y sí, ¿por qué será que NORMALMENTE hay problemas en los cercanías?

¡Un abrazo!

(Me sale "traging" en verificación...)

Uno dijo...

Cruzcampero
Ciertamente vivir sólo te da una libertad y una permisividad con el caos díficil de mantener en pareja. Toda situación tiene sus ventajas... y cómo siempre a veces no valoramos todo lo bueno de como estamos y sólo pensamos en lo idílico de cómo podríamos estar.

Al golpito
Gracias. Estos días están siendo más tranquilos aunque sigo haciendo horas de más (gratis).

Daniela Haydée
En el mundo de la informática existe la bella tradición de no pagar las horas extras, por muchas que sean. Sólo excepcionalmente Sábados y Domingo se cobra algo, pero tampoco compensa el exfuerzo.

Una de mis cenas ocasionales, de la que no me gusta abusar, es 2 yogures naturales, una natilla de vainilla y cerreales. Todo ello en un bol grande bien removido.

Saludos

Luna Azul
Pagar se pagan entre poco y nada. Sólo los días no laborables se cobra algo. De salud sigo "mu malamente", creo que tengo resfriado, o lo que sea, hasta final de invierno.

Ten un fantastica semana.

Farera
¿Reggaton? Ni que me asegurasen cama con las diez mujeres que más deseas a cambio de bailar, lo hacía. Que horror de "música" machacona :-)

Bornne
El Domingo fue como cuando metes un hierro al rojo vivo en el cubo de agua. Sino un descanso completo, un oasis por unas horas.

Lo de los Cercanias es una bonita tradición de aquestos lares.

Besotes

Posdata: ¿Traging? Será por las horas que me he tragado :-)